8 de junio de 2011

El Enojo del Secretario

La tan elogiada democracia en la que vivimos, permite a los mexicanos votar y ser votados para cargos de elección popular. Eso es un derecho/obligación constitucional y que todos presumimos. Hoy dice el rector de la UNAM, José Narro, que donde no impera la seguridad y donde la impartición de justicia carece de credibilidad no puede haber una democracia verdadera. La democracia, por definición, no incluye el imperativo de seguridad y de impartición de justicia. Pero dejemos eso para otros más cultos y estudiados.